jueves, 24 de mayo de 2018

DE LO BUFO A LO PEOR

Imagen tomada de vesuviolive.it
No es de extrañar que Italia sea el lugar en el que la política bufa cobre mayor protagonismo; no es de extrañar porque el país transalpino fue capaz, de la misma manera, de crear, desarrollar y difundir la ópera bufa o la bufa televisión. El asunto, en el caso de la política, es especialmente dañino porque lo burlesco es inexorablemente el prólogo del drama venidero. Y en estas estamos. No todo es tan simple, claro: para llegar a este punto fue imprescindible el previo descrédito -más que bien merecido- y el consiguiente deterioro de las fuerzas políticas clásicas. El caso es que el regurgitar del Berlusconismo, con más o menos paréntesis, ha expelido un gobierno en el que se abrazan el populismo nihilista del M5S y la ultraderecha con corbata de la Lega. Dos líquidos que, a simple vista, podrían parecer inmiscibles pero que, estudiadas sus particularidades, se comprende que, en tiempos convulsos, mezclen bien. Ambos, verbo fácil, discurso simple, buscan la culpa en unos terceros que cargarán con el estigma del chivo expiatorio: habrán de ser sacrificados para purificar el alma de los que se consideran puros. Uno de los cabritos dispuestos para ser degollados en el altar fue ese barracón de mercaderes a los que eufemísticamente llamamos ‘Europa’; el otro, los inmigrantes. El primero es duro de roer y requiere, para su sacrificio, más energía de la que suelen demostrar los bocachanclas de salón. No han tardado en desdecirse: no se plantea la salida de Italia del marco institucional de la Unión. Los emigrantes son débiles, carecen de defensa, serán ellos los que cargarán con las culpas propias y ajenas.

jueves, 17 de mayo de 2018

EL HAMBRE, LA GEOPOLÍTICA Y YO

Imagen tomada de eldiario.es

Aquel seis de agosto de 1945, en el preciso instante en que el Enola Gay arrojaba sobre los habitantes de la ciudad de Hiroshima la bomba atómica que mató a tantas personas como las que viven en mi provincia de Ávila, algún paisano rogaba a Dios para que le evitase el impertinente dolor de muelas que le impedía dormir. Siendo el de la caries un problema absolutamente menor comparado con el devastador eco que aquel artilugio infernal había producido, no se le puede culpar de egoísmo: el diente pocho era su estrictamente suyo y en él se volcaba su mundo.
Por lo mismo, no encuentro criticable que una moza, Netta Barzilai, deposite en la letra de una canción la rabia padecida por una persona que sufre acoso, por más que en su entorno el ‘bullying’ sea un asunto menor comparado con la permanente situación de ultraje y sometimiento por el estado de Israel al que se encuentra condenado el pueblo palestino. Cuestionar que la pertinencia de que Netta Barzilai lance a los cuatro vientos su canción nos llevaría al ridículo de no poder denunciar la implacable política de terror que, entre dicho estado israelí, su cómplice norteamericano y la silente Unión Europea, llevan varios decenios poniendo en práctica porque el problema palestino es ínfimo puesto en relación con la mortalidad infantil por causas evitables como el hambre o la falta de medicamentos.
Netta Barzilai interpela con su canción a sus villanos particulares y estos no pertenecen al ámbito de la geopolítica. Nada extraño, nada, ya digo, que se salga de las pautas habituales de cualquier letra de cualquier canción.

domingo, 13 de mayo de 2018

APRENDIENDO A HACER CUADRADOS

Foto El Norte de Castilla
A los matemáticos de la Grecia clásica les dio por cuadrar superficies; esto es, por transformar, mediante formulaciones geométricas, cualquier figura plana en un cuadrado de idéntica área. Para ello solo podían valerse de los instrumentos con los que contaban:esencialmente la regla y el compás. No lo tuvieron difícil mientras pusieron su empeño en figuras poligonales. Pero cuando lo pretendieron con el círculo, la cosa cambió: no hubo manera. Lo intentaron con denuedo, de hecho Hipócrates de Quíos fue capaz de cuadrar algunas figuras curvilíneas, las lúnulas, pero el redondel se resistía a ser restringido a cuatro segmentos. Tanto, que la expresión 'cuadrar el círculo' devino en sinónimo de 'imposible'. A pesar de los sucesivos fracasos, los matemáticos de diversas civilizaciones siguieron intentando dibujar un cuadrado cuya superficie fuese ese πr2 hasta que, ya en los años finales del siglo XIX, el matemático alemán Ferdinand von Lindemann anuló cualquier esperanza: el empeño no podría lograrse porque el número pi es trascendente (no puede ser la solución de ninguna ecuación algebraica) y, por tanto, no hay forma humana que permita trazar un segmento que mida exactamente raíz de π , el valor que, multiplicado por el radio, debería ser el lado de ese imposible cuadrado que encerrase la misma superficie que el círculo matriz.

jueves, 10 de mayo de 2018

LA FRONTERA ENTRE EL ASESINO Y EL HÉROE

Imagen tomada de laprovincia.es
La historia con demasiada frecuencia nos muestra que la diferencia entre un héroe y un vil asesino la traza el hecho de vencer o salir derrotado, de conseguir o no los propósitos en que ambos se escudaron para legitimar el ejercicio de su violencia. Por desgracia, esta violencia se mantiene –casi siempre- hasta que uno, el héroe, consigue el triunfo y, el otro, el villano, es derrotado.
Los etarras que han escenificado el final de una trayectoria que la realidad multicausal ya había puesto coto no han hecho otra cosa que rubricar el acuse de recibo de su ya descontada derrota. El hecho se produjo en medio de un generalizado desprecio -bien desprecio como tal, bien indiferencia- provocado en mayor medida por su fracaso que por los medios utilizados para conseguir sus fines. Imaginen que el epílogo hubiera sido diferente, que sus aspiraciones hubieran logrado imponerse. Hoy serían héroes, padres de la patria, mártires que sacrificaron su vida en pos de un sueño, cuyas biografías vendrían honradas con grandes letras, cuyos nombres figurarían enorgullecidos en las placas que nos avisan de la denominación de plazas y calles. Y eso hubiera sido así aunque su ignominiosa lista de cadáveres no se hubiera agotado en los mil, sino que hubiese llegado a los cientos de miles.

martes, 8 de mayo de 2018

SUSPENDIDO Y, DE MOMENTO, NO SUSPENSO

Foto El Norte de Castilla
No albergaban duda alguna. Los cofrades de la Hermandad de 'pucelólogos', todos a una cual alalimón, veían seguro el triunfo del Valladolid en Soria. No era un hablar por hablar, ese tópico optimismo de cualquier aficionado que en sus cábalas semanales siempre aventura el triunfo de los suyos;se trataba, sin más, de la experiencia, de la puesta en valor de un saber labrado tras años de pesquisas. Un 'pucelólogo' que se precie es un detective que nutre su labor con conocimientos que se hallan a medio camino entre el criptoanalisis y la hermenéutica. Un caudal que le permite desentrañar el conjunto de signos que el equipo deja escritos con tinta de agua, mensajes que son ininteligibles para el resto de los mortales.

jueves, 3 de mayo de 2018

… Y SI PASA, SE LE SALUDA

Imagen tomada de elsaltodiario.com

Cualquiera que no sepa que Winston Churchill murió en 1965, podría creer que con aquella cita, “los Balcanes producen más historia de la que pueden consumir”, estaba haciendo referencia a la hilera de conflictos bélicos que asolaron aquel territorio de niños llamábamos Yugoslavia.  Obviamente, la sentencia es anterior. Al fin y al cabo, aquella retahíla de guerras en el mismo corazón de Europa no fue sino la continuación, ojalá el punto y final, de una historia de conflictos que, con sus altos y bajos, han marcado los días de aquellos territorios.
Viene la frase a cuento porque, en paralelo, se suele apuntar que son envidiables los lugares del mundo que nunca son protagonistas de nada ya que, en ese transcurrir silencioso, se esconde la tranquilidad que permite un buen vivir. Sería cierto si fuese verdad, pero no lo es. De ser así, nuestra comunidad sería ese territorio en el que vivieron Adán y Eva antes de ser expulsados.

jueves, 26 de abril de 2018

SON GIGANTES, NO MOLINOS

El número de habitantes del área metropolitana de Tokyo se va acercando al de la población del conjunto de España. La conurbación entorno a Cantón, la iguala. Desde 2010, más de la mitad de la población del planeta vive en ciudades. Las estimaciones para final de siglo sobre la nigeriana Lagos apuntan la idea de una megalópolis que podría llegar a los cien millones de habitantes y que, en ningún caso, bajaría de 60. Bien, este último dato se puede poner en duda al modo del economista británico John Maynard Keynes: “En cien años, todos calvos”. Vamos, que son muchas las cosas que pueden ocurrir a lo largo de un tiempo tan largo -y tan imprevisible como lo es el futuro- como para no pensar en que se puedan revertir las tendencias que ahora se proyectan. Los primeros apuntes, empero, son de ya, de ahora mismo y nos hablan a las claras de la realidad en la que nos encontramos. Del anverso que muestran y del reverso que nos asuela: en paralelo a la hiperpoblación de grandes núcleos se vacía un entorno territorial cada vez mayor. Esos territorios que se despueblan se van convirtiendo paulatina e inexorablemente en proveedores de materias primas, alimentos, energía, capital… y mano de obra. ‘Esos territorios’ es Castilla y León con respecto a nuestra particular megalópolis: Madrid.

jueves, 19 de abril de 2018

PREIMPRENTA Y CONTRARREFORMA

Así dice la Biblia, palabra de Dios. Así, claro, había que creerlo ya que no existía, ni existe, forma de rebatir sobre una materia que es desconocida. La palabra escrita estaba secuestrada por un pequeño reducto de personas, las pocas que sabían leer, las muy pocas que podían hacerlo en latín, que se valían de tal rehén para extender a su incumbencia la interpretación ‘oficial’ de los textos bíblicos. Ellos leían, todos escuchaban esa lectura. Interpretación de hombre convertida en palabra de Dios. Contravenir era tildado de herejía. Anatema. Hasta que llegó Gutemberg e inventó la imprenta de tipos móviles. Más libros, en más idiomas y más baratos. Más aprendieron a leer. La Biblia comenzó a ser lo que aparecía escrito en la Biblia y no tanto lo que decían que  aparecía. Lutero, por ejemplo, sería impensable sin Gutemberg. El fraile agustino también fue anatematizado pero tenía defensa: escribía y se le leía. El cristianismo terminó por romper. La iglesia romana, ante el desafío, decide, en paralelo, reformar e imponer mano dura ante el desafecto. De nada sirvió. Ni los tribunales -la Inquisición-, ni el control de la información -el Índice de libros prohibidos-, fueron, a la larga, capaces de evitar lo inevitable.

jueves, 12 de abril de 2018

ES EL MAPA, NO EL CURRÍCULUM


La democracia no es más que un, por más que complejo, simple ejercicio de abstracción a la manera de un mapa: un papel en el que se han trazado líneas y escrito indicaciones que nos sirve para tener una somera idea de dónde nos encontramos, para saber cómo movernos dentro de un determinado territorio si queremos avanzar hacia algún sitio. Un papel que se conserva en la medida en que es cierta la relación entre el dibujo y la realidad, entre lo que entendemos y lo que es. Si, cuando creemos estar a punto de alcanzar una plaza arbolada tras haber seguido las directrices pautadas en el mapa, nos encontramos en un gris callejón sin salida, maldecimos en alto, hacemos del papel una pelota y la pateamos. La democracia es así de delicada, cuando el trazo deja de representar la realidad, la desconfianza hace nido en el hueco. El plano se vuelve papel inútil y nos colocamos al albur de cualquier patada que lo lance a la nada.