jueves, 18 de enero de 2018

LOS ESPOLONES DEL GALLO NARANJA

En las elecciones catalanas, el gallo Ciudadanos se comió todo el maíz que se había esparcido, un alimento con el que terminó de esculpir una figura apolínea. Mientras, por desnutrición, el cuerpo de sus futuros rivales en las contiendas españolas quedó hecho unos zorros. Poco, por no decir nada, han tardado los fotógrafos de la demoscopia en mostrarnos que la cresta del gallo anaranjado luce ya más alta que la del resto. 

domingo, 14 de enero de 2018

LA MALDICIÓN DEL PRIMER MATRIMONIO

Ha transcurrido más de un siglo y la secuencia siempre se repitió de la misma forma. Todas las mujeres de las últimas cuatro generaciones de la familia Lefebvre fueron sucesivamente encontrando la felicidad –la estabilidad, la armonía o el factor que sea que permita que un matrimonio se consolide– tras las segundas nupcias una vez que el primer intento hubo sido fallido. Isabelle, una joven del clan, comparte vida y proyecto con Pierre. Querría casarse pero, atormentada, no se atreve al haber interiorizado aquella circunstancia como una maldición de la que no podría escapar. Los signos que denotan ilusión, sin embargo, vuelven a  dibujarse en su rostro cuando su cabeza pergeña una idea en apariencia infalible: habrá de encontrar un hombre con quien casarse para, inmediatamente, firmar los papeles del divorcio. De mostrarnos las vicisitudes de la puesta en práctica del plan se encargó en el 12 Pascal Chaumail con su «Llévame a la Luna», una de esas comedietas románticas que tanto valen para unas risas como para una siesta. 

jueves, 11 de enero de 2018

LA IMPERTINENCIA DEL ‘TENGO DERECHO’

Imagen tomada de elcomercio.es
De una forma similar a lo que ocurre en la Física, en el devenir histórico se cumple el principio de acción y reacción. Así, a cada periodo de compresión le sucede uno de expansión y viceversa. De esta forma, las páginas de la historia se van alimentando de movimientos pendulares que nos llevan de un lado al opuesto en sucesivos movimientos de ida y vuelta. En esta nuestra España, tras la muerte del dictador se produjo uno de esos momentos en los que el péndulo viró de una orilla a la otra. De una libertad comprimida, menoscabada, se pasó a un terreno inexplorado, a un nuevo espacio en el que hubo que experimentar en qué consistía el contenido de un término tan hermoso que parecía abrirse de par en par.

lunes, 8 de enero de 2018

EL RAPAZUELO IMPACIENTE

Los rivales conocen las carencias del Real Valladolid y le encuentran las cosquillas con suma facilidad a poco que se lo propongan


Foto El Norte de Castilla
La vida concede tiempo casi para todo. Sí, vale, es demasiado corta y siempre andamos con la sensación de que no va a haber días suficientes para desarrollar todo cuanto querríamos, vivimos con ese remusgo de no haber aprovechado en condiciones la dádiva de vivir. Mas aun así, –la mayoría– tenemos momentos, días, etapas, variopintos que son suficientes para llenar el fardel con toda la gama de sentimientos, emociones o experiencias. Lo sorprendente es que la humana forma de afrontar esta realidad se muestra como una paradoja: de más jóvenes, cuando el tiempo por delante parece infinito, se vive de forma apresurada, como si el tiempo apremiase; al arrugarse el rostro, cuando aparece la consciencia del límite, los tragos se toman más largos, como si no hubiera prisa por terminar la copa, como si nada más urgiera. Lo que se ha aprendido en el entretanto es a seleccionar los momentos, a dar a cada tiempo una lectura. Así, los malos se viven con menos drama –con la consciencia de que son, a la vez, pasajeros y ley de vida–; los buenos, se saborean sin más.

jueves, 4 de enero de 2018

LIBERTY VALANCE Y EL RESPETO ANIMAL

La ética no es un absoluto ni se muestra inmutable, por lo que en paralelo coexisten varias y estas varias pueden ir perfilándose en función de los cambios sociales que inexorablemente se producen. A pesar de ello, ciñéndonos a un determinado lugar y a una época concreta, es habitual que se consolide un núcleo ético socialmente compartido. Como consecuencia, el carácter dialéctico de la ética siempre arrastra a momentos en los que a un determinado respecto existen dos visiones antagónicas: una previa en declive y otra que va permeando por los diversos ámbitos de la sociedad. Una situación de conflicto que reflejó con maestría John Ford en su película ‘El hombre que mató a Liberty Valance’. En ella asistimos al enfrentamiento entre Ransom Stoddard, un abogado, furibundo defensor de la ley como instrumento para conseguir la paz social, y Tom Doniphon, un buen tipo que no desdeña el uso de la violencia como medio para alcanzar ese mismo objetivo. El mal, para ambos, es el mismo: la banda de forajidos liderada por Liberty Valance’.

jueves, 28 de diciembre de 2017

LUZ QUE MUESTRA OSCURIDAD

Imagen tomada de primaluce.es
Si el objetivo de las elecciones catalanas era el de poner algo de luz en las penumbras, vaya si lo ha conseguido. Una claridad que ha parido una curiosa paradoja: no ha servido para despejar el panorama político en Cataluña; más bien, lo ha oscurecido ya que el resultado ha sido como apretar la tecla ‘standby’ en un viejo reproductor.
Claridad, ya digo, sí han aportado las urnas. Han ejercido un loable papel en el ejercicio de desenmascarar buenas dosis de impostura. Resulta que los independentistas, con menos votos que los ‘unionistas’, tienen más escaños en el ‘Parlament’. Y estos, ¡qué cosas!,  se lamentan de un hecho tan injusto. Los mismos principios legislativos que han servido para que PSOE y PP, tanto monta, cimentasen sus mayorías durante cuatro decenios, ahora, que les viene mal, son puestos en entredicho. En 2011, por ejemplo, con menos de siete veces más de votos, el PP obtuvo una representación diecisiete veces mayor que IU.

jueves, 21 de diciembre de 2017

SE ME LEVANTAN LAS OREJAS


Cuando me encuentro con una proyección económica lanzada hacia el futuro, mis orejas perrunas se levantan. Tiendo a no creerlas y, a la vez, a no menospreciarlas.
A no creerlas, porque cualquier predicción solo puede ser realizada a partir del estudio de una serie limitada de variables, unas variables que siempre se topan con una realidad mucho más compleja que se empeña en desautorizarlas. Como ejercicio de descreimiento suelo realizar un sencillo juego: miro hacia atrás tantos años como los que quedan para que se ‘cumpla’ la predicción. Si escucho, por ejemplo, cosas como que el sistema de pensiones habrá quebrado en 2050, vuelvo la vista a 1984 -no al libro de Orwell, al año- y desde aquella lejanía adolescente sin ordenadores ni móviles contemplo las hipótesis que se aventuraban para estos tiempos. Todo papel mojado y cine o literatura de ficción.  Al final, el ser humano es lo suficientemente indeterminado como para aventurarse a proyectarle tan lejos en cuestiones que no son científicas.

miércoles, 20 de diciembre de 2017

DE PUNTO A PUNTO EN ZIGZAG

Foto "El Norte de Castilla"
En un folio, la distancia más corta entre dos puntos es la línea recta,_pero esa ley solo sirve en la hoja de papel. Fuera de ese amparo, las líneas que nos llevan de un punto a otro se trazan curvas o se dibujan en zigzag. Cuando creemos que todo está aprendido, la vida nos coloca en la tesitura de volver a empezar. Cuando creemos que hemos avanzado, alzamos la vista y vemos que el destino está más lejos que antes de partir. Cabe lamentarse, claro, incluso autojustificarse con  un discurso victimista e ir llorando por las esquinas maldiciendo la mala fortuna, lo mal que nos trata la vida, las zancadillas que nos ponen los demás. Y así, quedarse quieto. Cabe también levantarse, tomar nota, pensar, armarse de valor y arrancar de nuevo para reemprender el camino.

domingo, 17 de diciembre de 2017

CUANDO EL RELOJ MARCA LAS XII

Foto "El Norte de Castilla
La numeración romana suena a antigualla prescindible. Este sistema simbólico que utiliza letras para representar valores numéricos ha quedado circunscrito a reductos de carácter casi sacro –el numeral regnal de papas y reyes–, foliaciones institucionales, la cuenta secular del tiempo o el adorno de algunos relojes. XII fueron Pío, el penúltimo Papa, y Alfonso, el penúltimo Rey  que no conocí; XII es la legislatura en que nos encontramos; XII fue el siglo de las Cruzadas, la misma centuria en que se firmó el Tratado de Zamora que sirve como partida de nacimiento de Portugal;  XII es el lugar en que se encuentran las agujas del reloj cuando el sol brilla en lo más alto, el mismo que marcan cuando, anochecido, arranca la hora de las brujas o finaliza súbitamente el encanto de Cenicienta. XII también, y también en romanos, es la marca que ha lanzado el Pucela como señuelo de un proyecto tan enrevesado para ser explicado en su parte menuda como sencillo de comprender en sus trazos más gruesos.  Los objetivos son difícilmente discutibles; pero, de tan genéricos y ambiciosos, resulta imposible saber –hasta que pase un tiempo– si la semilla prende o el esfuerzo se ha quedado en un deseo de cambio de año, un dejar de fumar, aprender inglés o perder algún kilo de esos que sobran. Para oficializar el hecho, el pasado martes, sobre la tarima del Miguel Delibes, fueron apareciendo una serie de exfutbolistas de última o penúltima ola junto con lo que antaño se denominaba ‘las fuerzas vivas de la ciudad’. Estos últimos, los inquilinos del palco, bien resguardados del frío -que por mucho XII esto no deja de ser Pucela- , aparecen con semblante serio, expectante. Unos más que otros, claro, que las guerras de Puente, el alcalde, y Carnero, el presidente de la Diputación, se libran en otras campas. Suárez, el presidente del club, perdón, de la S.A, estira la camisa para intentar que le llegue al cuerpo. La cara refleja la impotencia de quien nada puede hacer en ese momento, de quien es consciente de que su suerte depende de las piernas de otros. Moro, vicepresidente de nuevo cuño, se muestra triste, con los labios apretados y sus comisuras asomándose al suelo. No sé si temía alguna desgracia, pero posa en modo funeral.